Nuestra parashá nos trae un tema muy difícil de entender y de explicar: el maltrato recibido por Ishmael en la casa de su padre Avraham.

Las leyes de la Torá no permiten que los padres, ni siquiera las autoridades legales, expulsen a un hijo o hija de la casa por ningún motivo. Según la Torá, nadie puede ser despojado de su condición legal en el hogar al que pertenece.

Esta no era la práctica entre otros pueblos del antiguo Cercano Oriente. Varios antiguos códices y documentos legales, algunos incluso anteriores a la época de Avraham, atestiguan que expulsar a la descendencia de la casa de los padres, es decir, despojar a un niño de su estatus legal en la casa de su padre, era un procedimiento legal legítimo en casos de faltas cometidas contra los padres.

Mientras que la Torá no era indulgente con el castigo de un niño que cometió un delito contra sus padres – un niño que golpeó o maldijo a sus padres podría ser condenado, si se demuestra su culpabilidad – sin embargo, no podía ser desterrado por comportamiento delictivo.

Así nos enseña el Dr. Joseph Fleischman profesor del Departamento de Biblia Zalman Shamir de la Facultad de Estudios Judaicos de la Universidad de Bar Ilán. 

En este contexto, la lectura de esta semana nos presenta una anomalía ya que encontramos que Sara exige que Avraham expulse a Hagar e Ishmael “Por eso dijo a Avraham: —Echa a esta sierva y a su hijo, pues el hijo de esta sierva no ha de heredar junto con mi hijo, con Ytzjak. (21:10). Aunque Sara se refiere a Ishmael como “el hijo de esta sierva “, no puede haber duda de que Ishmael fue considerado un hijo legal de Avraham, como se evidencia en los siguientes versos: “Entonces Avraham tomó a su hijo Ishmael” (17:23); “Su hijo Ishmael tenía trece años cuando fue circuncidado en la carne de su prepucio, y así Avraham y su hijo Ishmael fueron circuncidados en aquel mismo día” (Bereshit 17: 25-26). Además, las propias palabras de Sara: “Echad a aquella esclava y a su hijo, porque el hijo de esa sierva no participará en la herencia con mi hijo Ytzjak” (Ib. 21:10), llevando a la conclusión de que en su opinión, Ishmael tenía derechos a la herencia de Avraham en virtud de ser su hijo. Avraham accedió a la demanda de Sara después de que .A. le ordenó que lo hiciera y le prometió que el futuro de Ishmael estaba salvaguardado (versículos 12-13). 

La expulsión de Ishmael plantea muchas preguntas, entre ellas, cuáles son las razones por las cuales Sara exigió que Ishmael fuera despojado de su condición de hijo y heredero de Avraham.

Al parecer la respuesta a esta pregunta se insinúa en el versículo, “Y Sara vio al hijo que Hagar la egipcia le había dado a luz a Avraham burlándose de su hijo Isaac, (metzajek)” (Ib. 21:9). Algunos comentaristas interpretan metzajek como “jugando” (mesajek). En el hebreo moderno la palabra suele usarse también como actuación teatral. Según esta interpretación, Ishmael no hizo nada malo, y Sara exigió que fuera expulsado por otras razones. Por ejemplo, Ibn Ezra señala, “esa es la forma de cualquier joven [jugar], pero estaba celosa porque era mayor que su hijo”. Najmánides explica a Ibn Ezra como significando que Ishmael sólo se estaba divirtiendo consigo mismo como cualquier niño lo haría, y nada más. 

Algunos comentaristas dicen que Sara estaba disgustada con la idea que Ishmael, el hijo de su esclava, estaba jugando con Ytzjak o incluso acercándose a él. Algunos comprenden que Sara, viendo a los hermanos en juego, veía esta situación como un peligro para el estatus de Ytzjak como heredero de Avraham. Esta idea se expresa en el siguiente midrash: “Rabí Shimón bar Yojai dijo: Rabí Akiva tenía palabras de condena por la palabra metzajek (sus palabras serán citadas más adelante). Esta palabra tzejok no se refiere a otra cosa que la herencia; Porque cuando Ytzjak nació, todos fueron felices. Ishmael les dijo: “Sois necios, porque yo soy el primogénito, y tomaré una doble porción”. De la respuesta de la matriarca Sara a Avraham, que este hijo de una esclava no heredará con su hijo, aprendemos que él [Ishmael] no heredará con su hijo, aunque ese hijo no fuera Ytzjak, o aunque Ytzjak no fuera su hijo; Sobre todo cuando dice “con mi hijo Ytzjak” (Midrash Rabá 53.15).

Esta idea también se puede ver en el comentario de Rashbam: “Él había crecido mucho, y ella no quería tenerlo por más, no sea que quiera tomar posesión de la herencia de su padre con Ytzjak”. A medida que Ishmael crecía, se convertiría en un rival más difícil para Ytzjak y, en última instancia, podría compartir la herencia con Ytzjak. Sara decidió que Ishmael tenía que ser despojado inmediatamente del estatus de hijo y heredero.

Otra opinión sostiene que metzajek significa despreciar, burlarse. En otras palabras, Sara vio que Ishmael se burlaba de Ytzjak, de Avraham o de Sara. Por ejemplo, Najmánides dice: “Lo que parece es que esto ocurrió el día que Ytzjak fue destetado, y ella lo vio burlándose de Itzjak o de la gran fiesta. Por lo tanto, la Escritura dice, “el hijo que Hagar la egipcia había dado a Avraham” e “Ishmael burlándose”. Así que ella dijo: un esclavo que se burla de su amo debe morir o ser golpeado; Pero yo no quiero eso, así que sólo lo desalojo de mi presencia, y que el hijo de la concubina no herede en absoluto con mi hijo. También dijo que su madre debía ser expulsada, porque el joven no podía dejar a su madre, porque si dejaba a su madre moriría. “Rabí Akiva dijo que metzajek se refiere a relaciones sexuales ilícitas, como en: El hebreo Esclavo que tú trajiste a nuestra casa vino a mí a flirtear conmigo (letzajek bi) “Esto indica que nuestra matriarca Sara observó que Ishmael estaba comportándose de manera vergonzosa, acosando a mujeres casadas y abusando de ellas. Que este uso de la palabra tzejok no se refiere a otra cosa que idolatría, como se dice, ” Al día siguiente por la mañana se levantaron y ofrecieron holocaustos y sacrificios de reconciliación. Después el pueblo se sentó a comer y beber, y luego se levantaron a divertirse (letzajek)” (Shemot 32: 6).

Rabí Eliezer, hijo del rabino Yehudá, dice: este uso de la palabra tzejok no se refiere a otra cosa que al derramamiento de sangre, como   dice la Escritura: “Luego Abner dijo a Yioav: — ¡Levántense los jóvenes y compitan delante de nosotros! Yioav respondió: — ¡Que se levanten! (II Shmuel 2:14).

 Rabí Azaría dijo en nombre de Rabí Levi: Ishmael dijo a Ytzjak: “Vamos a ver nuestra porción en el campo”. Ishmael tomó un arco y una flecha y disparó hacia Ytzjak, fingiendo jugar; Como se dice, “Tanto daña un loco que dispara un arma mortal como el que miente a un amigo y luego le dice: «Solo estaba bromeando».” (Mishlé 26: 18-19) [Este midrash, en una forma ligeramente diferente, es citado por Rashí en su comentario sobre el versículo].

Según este punto de vista, metzajek implica que Ishmael transgredió con respecto a uno o todos los tres pecados que se consideran más graves a los ojos de los Sabios: relaciones sexuales ilícitas, idolatría o asesinato. El significado llano (según el pshat, la interpretación textual) de metzajek de acuerdo con Rabí Akiva, significa hacer algo prohibido en el ámbito de la conducta sexual. En el hebreo bíblico, el verbo tz-j-k significa tanto reír, bromear, jugar y divertirse, como disfrutar de sí mismo sexualmente. Del mismo modo, el verbo acadio sáu significa reír, sonreír, ser seductor, atraer a una persona a acciones sexuales que van en contra de la norma aceptada (véase Chicago Assyrian Dictionary, S, pp. 64-65). Así podemos decir que el verbo acadio sáu y el hebreo bíblico tz-j-k son etimológicamente paralelos. 

En la historia en cuestión, parece que metzajek debe ser leído como un eufemismo para algún acto sexual por la siguiente razón: metzajek debe referirse a algún acto extremadamente grave realizado por Ishmael, suficiente para explicar e incluso justificar la dura demanda de Sara. Según esta hipótesis, Sara vio a Ishmael haciendo algo sexual que aparentemente no era consistente con un comportamiento moral aceptable en la casa de Avraham; Esta fue la razón de su exigencia inequívoca de que Avraham expulsara a la esclava ya su hijo. La Torá, de hecho, no dice que Sara le dijo a Avraham que había visto a Ishmael haciendo esto, pero podemos razonablemente asumir que ella le dijo a Avraham acerca de esto, porque ella debió haberle dado justificación para exigirle que tomara tan cruel acción contra Ishmael.

[La Biblia griega comúnmente llamada Biblia Septuaginta o Biblia de los Setenta y la Vulgata Latina añaden las palabras “Sara vio a Ishmael jugando con su hijo Ytzjak”. Es muy probable que la adición de estas palabras al versículo 21: 9 deriva del hecho de que el texto masorético parecía incompleto para los traductores. Sin embargo, si tomamos metzajek como referencia a algún tipo de acto sexual, el versículo es completo tal como está; La Escritura anota solamente el hecho de su actividad ilícita pero no entra en detalles ni la describe.]

¿Por qué metzajek es un acto tan grave como para justificar el destierro de Ishmael?

En el primer encuentro de Avraham con el Todopoderoso se le pidió que se separara totalmente de su pasado (Bereshit 12: 1-3), se le obligó a entregarse a un particularismo conductual para que pudiera cumplir su llamado: “Bendeciré a los que te bendigan, y a los que te maldigan maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra”. (Ib. 12: 3), a saber, al monoteísmo universal. Avraham comprendió que incluso en la tierra de Canaán debe mantener una absoluta separación de los habitantes locales para salvaguardar su singularidad; Por lo cual   “te haré jurar por .A., Dios de los cielos y Señor de la tierra, que no tomarás para mi hijo una mujer de las hijas de los cananeos entre los cuales habito” (Ib. 24: 3). [Ytzjak y Rivka también deseaban mantener su singularidad religiosa y, por lo tanto, las esposas cananeas con las que se casó Esav fueron “fuente de amargura para Ytzjak y Rivka” (Ib. 26:35). También Yaacov fue ordenado por su padre Ytzjak, antes de su partida para Padán Aram, “No tomarás mujer de entre las mujeres cananeas” (Ib. 28: 1).

La repulsión a la idea de casarse con las mujeres cananeas provenía de su cultura y religión, que santificaba la permisividad sexual, como se puede concluir a partir de fuentes bíblicas y extra bíblicas. (Véase Vaikrá, en el capítulo 18 acerca de las Relaciones incestuosas e inmorales “.A. habló a Moshé diciendo: “Habla a los hijos de Israel y diles que yo soy .A. su Señor. No harán como hacen en la tierra de Egipto, en la cual habitaron. Tampoco harán como hacen en la tierra de Canaán a la cual los llevo. No seguirán sus costumbres”…)

Para que Avraham lograra el particularismo absoluto, es decir, la completa separación de su pasado, Dios cambió su nombre de Abram a Avraham. Abram era un nombre mesopotámico, dado por su padre Teraj, un politeísta. De aquí en adelante a Abram se le llamaría Avraham, “Ya no se llamará más tu nombre Abram; tu nombre será Avraham, pues te he constituido en padre de una multitud de naciones”. (17: 5). Esta cualidad de Avraham fue aludida previamente en las palabras: “Y todas las familias de la tierra se bendecirán por ti” (12: 3).

Además, Dios le dio a Avraham el mandamiento de la circuncisión. La circuncisión de los varones descendientes de Avraham, así como toda su casa, esclavos nacidos en el hogar y los comprados de forasteros, tenía la intención de servir como una marca del pacto entre Dios y los hijos de Avraham y los que se unían a ellos. La circuncisión tenía la intención de distinguir de la manera más clara posible entre la descendencia de Avraham y los miembros de otras culturas. La distinción, simbolizada por la eliminación de la carne del prepucio, significaba observar costumbres sexuales diferentes.

El hijo de Avraham Ishmael fue circuncidado a la edad de trece años (Ib. 17:25). Como hijo de Avraham, su conducta sexual tenía que ser completamente diferente de la de los cananeos, sin embargo, Sara lo vio metzajek. Si esta palabra se toma como un eufemismo por un comportamiento sexual inaceptable, podríamos decir que Sara lo vio cometiendo una ofensa muy seria. Ishmael no había cumplido con las reglas de comportamiento que se esperaban de la descendencia de Avraham. Probablemente Sara le dijo a Avraham lo que había visto e inmediatamente le exigió categóricamente desterrar a la esclava y su hijo. En su opinión, por su conducta sexual ilícita Ishmael había decidido dejar de ser el hijo de Avraham, y ser únicamente sólo “el hijo de esa esclava”.

Avraham se enfrentó ahora a una doble tragedia. Su hijo primogénito había cometido un terrible pecado, y además su esposa había pedido que le diera a Ishmael el castigo más severo que se conoce entre los pueblos del antiguo Cercano Oriente – despojar a un hijo de su condición de hijo y heredero. Mientras pasaba por esta terrible situación, .A. se le apareció a Avraham y le instruyó qué hacer.

¿Qué haríamos nosotros en su lugar? ¿Dejaríamos que nuestro hijo sea influenciado por su hermano para apartarse de su camino sin actuar?

Abraham y Sara se presentan como hermanos
Sobre la destrucción de Sodoma y Gomorra y la mujer de Lot
Hagar e Ishmael reciben la promesa de Dios


1 Comment

  • Grace Nehmad, 14 noviembre, 2019 @ 4:18 am Reply

    Muy interesante mi Rav! Construirse desde dentro y dejar lo exterior de lado que incluye el juicio o prejuicio de cualquiera hacia nosotros sabiendo que estamos en el camino hacia .A. y que toma tiempo solidificar cambios y equilibrar misión espiritual con independencia económica, madurar. Procesos de la vida que aquí se aprecian con sus enseñanzas ejemplares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *