Saldremos adelante pese a la actitud de las naciones que intentan oprimirnos

En el principio de Parashat Terumá, Dios enumera detalladamente los materiales que Benei Israel necesitaba donar para la construcción del Mishcán, sus muebles y las prendas de los cohanim. El Midrash Tanjumá comenta que varios de estos materiales aluden a naciones extranjeras que han oprimido a Am Israel a lo largo de nuestra historia. El oro representa a Babilonia; la Plata simboliza Persia; El cobre corresponde a Grecia; Y las pieles de carnero teñidas aluden a Edom. El Midrash explica: “El Todopoderoso dijo: Aunque vean a los cuatro imperios que se enorgullecen y se hacen valer sobre ustedes, les produciré la salvación en medio de la subyugación.” La Torá enlista después de los materiales antes mencionados, el aceite necesario para encender la MENORÁ, y esto representa la luz de la salvación que experimentaremos con la llegada del Mashiaj. Esta lista simboliza la secuencia de las naciones enemigas que nos oprimen y nos asegura que finalmente veremos el fin de nuestra opresión. ¿Qué relación podría existir entre este mensaje de esperanza y la construcción del Mishcán? ¿Por qué el Midrash presentaría el reaseguro de Dios de nuestra redención última específicamente en este contexto? La respuesta, tal vez, radica en el hecho de que el Midrash aquí habla de las naciones enemigas que “se enorgullecen” (“mitgaot”). Podríamos sugerir que el Midrash no se refiere a la feroz opresión que Am Israel ha sufrido a manos de naciones enemigas, sino más bien a su burla de nosotros sobre nuestro “Mishcán “, nuestras creencias religiosas y prácticas. Nuestros enemigos a menudo nos han ridiculizado arrogantemente por nuestras tradiciones y nuestra fe, y han intentado hacernos sentir inferiores debido a nuestro estilo de vida religioso. Como estamos constantemente llamados a “donar” al “Mishcán”, para hacer grandes sacrificios por el estudio de la Torá y la observancia de la mitzvá, podemos fácilmente ser desalentados por las burlas de nuestros adversarios, quienes condescendientemente afirman su superioridad moral e intelectual sobre nosotros, condenando y burlándose de nuestras costumbres. El Midrash nos asegura así que, a pesar del antagonismo que podríamos tener que soportar a veces, nuestros sacrificios por la Torá y las mitzvot son valiosos y preciosos, y el día vendrá cuando la luz de nuestra redención brillará y dejará en claro al mundo que Dios realmente reside entre su nación amada.

1 Comment

  • Grace Nehmad, 19 febrero, 2021 @ 12:02 am Reply

    ¡Inspira ver ese día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *