Parashat Terumá comienza con la orden de construir el arón (arca), que estaba cubierto por el caporet, de la que sobresalían los querubines (figuras angelicales). El pasuk describe las alas de los querubines que “se extienden sobre la caporet” (Shemot 25:20). En la profecía inaugural de Yeshayahu (6: 2), que vio serafines (un tipo de ángel) con seis alas – dos que cubren sus caras, dos cubriendo sus piernas, y dos son para volar. En la profecía de Yejezkel (1: 5-6), volvemos a hablar de las alas, esta vez, de la jayot hakodesh (los espíritus de los animales) y los ofanim. Por supuesto, no tenemos pretensiones de entender exactamente lo que son estos serafines, ofanim, y jayot hakodesh. Es evidente a partir de Jaza”l y desde los primeros comentaristas que representan conceptos paralelos o incluso superpuestos (ver Rambam, Iesodei Hatorá 2: 7). Vamos a echar un vistazo rápido a la explicación de los serafines. El Targum traduce la palabra al arameo como “los santos siervos.” Rashí y otros Rishonim dicen, basados en la raíz de la palabra, que su trabajo era quemar. Lo anterior tiene que ver con lo que los profetas vieron cuando tenían visiones de lo que aquellos que sirven a Hashem estaban haciendo en los cielos. Vemos ángeles (malajim) que aparece en nuestro mundo, como mensajeros de Hashem, en muchos lugares de la Torá y el Tanaj. Se presentó a Agar en el desierto (Bereshit 16: 7). Otro detuvo a Abraham el sacrificio de Isaac (ibíd. 22:11). Otro aparecía a Yaakov en Siria (ibíd. 31:11). Un ángel le dio instrucciones a Eliyahu (Melajim I, 19: 5). David vio a un ángel flotando ominosamente sobre Yerushalayim (Divrei Hayamim I 21:16). En todos estos lugares y todos los demás, un malaj no se describe como teniendo alas. En varios de los que hemos mencionado y en otros (ver Yehoshúa 5:13) un ángel estaba armado con una espada. Nuestros rabinos cuestionaron lo que representa un malaj. Rashí dice que los que merecen que se les vea en la vida diaria en el mundo físico, y que de hecho a veces se parecen a la gente. El Rambam y filósofos como él, dicen que uno puede ver malajim sólo en una visión profética. Algunos pensadores dan cuenta que cualquier ser o cosa que actúa como un agente de Hashem pueden ganar el título de malaj. Puede ser un fenómeno natural, un animal, o incluso alguien que es parecido al hombre. ¿Cómo van a tratar las diversas opiniones con el pasuk: “El que hace a los vientos sus mensajeros, y a las flamas de fuego sus ministros.” (Tehilim 104: 4)?  Rashí dice que los , que fueron creados en el segundo día, son seres espirituales, pero   pueden tomar en los atributos físicos. El Rambam dice de nuevo que son cosas que se pueden ver sólo en una visión. De acuerdo con el tercer enfoque, que incluso puede ser algo físico que sirve a su Hacedor. Lo que está claro de todas estas fuentes es que no hay una fuente judía de ángeles con alas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *