Siguiendo con interpretaciones halájicas 

Entre los ordenamientos presentados en Parashat Kedoshim está el requisito de dejar ciertas porciones de la cosecha para los pobres. Estos incluyen peá – una esquina del campo; leket – las gavillas que caen durante la cosecha; y ciertos racimos de uvas en un viñedo (19: 9-10). Varios comentaristas observaron que al emitir este ordenamiento, la Torá cambia de la forma plural a singular. Comienza con la frase “Ubekutzrejem et ketzir artzejem” (“Y cuando cosechas el rendimiento de tu campo”), formulado en forma plural, pero luego ordena: “Lo tejale… lo telaket… lo teolel en la forma singular. El Keli Yakar explica que la Torá anticipó la afirmación de que dado que todos los agricultores generalmente cosechaban sus campos durante la misma temporada, no era necesario que todos y cada uno dejaran estos regalos a los pobres. La Torá habla de la época de “bekutzrejem”, cuando se cosecha toda la producción agraria, y se dirige a cada agricultor individual y le ordena que deje estos regalos a los pobres. Ningún agricultor puede excusarse de estas obligaciones afirmando que los pobres tienen muchos otros campos para recolectar alimentos. La obligación está dirigida a cada individuo, a pesar del hecho de que cada uno puede reclamar con razón que los pobres tienen suficiente producto disponible en los campos de otras personas. Este mensaje, por supuesto, también se aplica a muchas otras áreas de la vida religiosa. No podemos excusarnos de nuestras responsabilidades al confiar en que otros los cumplan de manera competente. Todos debemos considerarnos personalmente responsables de defender la Torá y cumplir sus mandatos, en lugar de asumir que nuestro trabajo y nuestros esfuerzos no son necesarios debido al trabajo y los esfuerzos realizados por otros.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *