¿Cómo funciona la esperanza? Eliezer tiene una misión abrumadora: debe hacer un largo viaje, con la responsabilidad de encontrar una esposa para Yitzjak, y la obligación de negociar con extraños.

Nosotros también enfrentamos misiones difíciles, incluyendo: retos del trabajo, problemas de salud, presiones familiares, demandas de los amigos y de nuestra congregación. ¿Cómo nos conectamos sin ser paralizados por la preocupación o el estrés?

Eliezer es un modelo: primera toma tiempo “Vayiomar, y dijo: Oh .A., Dios de mi señor Avraham, te ruego que me des éxito hoy, y que tengas misericordia de mi señor Avraham” (24: 12) comienza con el término vayiomar (que significa tanto “pensó” como “él dijo”), que se acentúa con un shalshelet – esa notación musical- que requiere una respiración profunda y una pausa para que nosotros captemos mejor la idea.

Eliezer busca relajarse para ordenar una lluvia de ideas acerca de su situación. Él, visualiza el logro de su objetivo en lugar de lamentarse por su destino. Luego se centra en los valores que aprendió de Avraham (sobre todo la hospitalidad), que verbaliza cómo si llevará a una situación normal (“Que sea la joven a quien yo diga: “Por favor, baja tu cántaro para que yo beba, y que responda: “Bebe, y también daré de beber a tus camellos, la que tú has designado para tu siervo Yitzjak; y por ello sabré que has mostrado misericordia a mi señor”.) y creativamente convertirlo en una oportunidad de encontrar a la chica adecuada. Por último, al pedir la ayuda de Dios, se recuerda a sí mismo que no está solo en su lucha. “y dijo: Bendito sea .A., Dios de mi señor Avraham, que no ha dejado de mostrar su misericordia y su fidelidad hacia mi señor; y .A. me ha guiado en el camino a la casa de los hermanos de mi señor”. En su capacidad de asumir riesgos, buscar ayuda, confiar en que las cosas saldrán bien, y tener éxito, Eliezer es uno de los héroes del texto. “El miedo nos paraliza, no nos da coraje, no ofrece soluciones prácticas”. Debemos aprender que: “Yo soy el héroe de mi propia vida historia por lo que voy a comportarse como tal.”

El siervo de Avraham podría haber desmontado de su camello y dirigirse directamente al pozo. En cambio, hace una pausa para rezar por jesed, bondad, afabilidad, amabilidad, benevolencia, altruismo, y beneficencia porque el amor divino de Avraham, define lo que él está buscando – una mujer cuyo amor por los demás encarne ese jesed. Más tarde, Yitzjak ora en el campo justo antes de que llegue a Rivká, “Y por la tarde Yitzjak salió a meditar al campo; y alzó los ojos y miró”…, y no puedo dejar de imaginar que él está orando para encontrar a su compañera de vida. La oración nos ayuda a obtener nuestros anhelos más profundos, y cuando nuestro corazón y nuestra mente están abiertos a lo que más necesitamos y esperamos, sólo entonces tenemos la posibilidad de encontrar lo que buscamos.

1 Comment

  • Grace Nehmad, 13 noviembre, 2020 @ 2:45 am Reply

    Hermoso muy Rav! En estos tiempos inspira mucho! Es conectarse con .A. Y rezar y pedir por todos y ayudar y escuchar con atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *