Mishpatim

la responsabilidad por los bienes del otro – también en el colegio

La Torá en Parashat Mishpatim discute las leyes básicas de Shomrim – personas confiadas con la propiedad de otras personas, que, bajo ciertas circunstancias, son responsables por el daño o la pérdida de esa propiedad.

Aunque los diferentes tipos de custodios llevan diferentes niveles de responsabilidad, todos comparten el compromiso por peshiá – manejo negligente del objeto-. Incluso el que acepta vigilar el objeto de su compañero de forma gratuita, como un favor, que en general no asume responsabilidad alguna si el artículo se pierde o es robado, tiene responsabilidad si es negligente en su papel de vigilante.

Arba Shomrim, hay cuatro guardianes y un shomer jinam, un guardián no remunerado-shomer sajar; el shoel, el prestatario; el sajar, el custodio pagado y el sojer, el arrendatario” (Baba Metzia 93a).

La correcta clasificación de los que están en posesión de un objeto que pertenece a otro es crucial en la determinación de la responsabilidad si algo le ocurriera al objeto. Mientras que un shomer jinam, quien se compromete a guardar un objeto sin compensación, está exento de todos los daños, con la excepción de negligencia grave, una shomer shoel, uno que pide prestado un objeto sin costo alguno, es responsable de todos los daños, independientemente de la causa o culpa.

Entre estos dos extremos hay un shomer sajar, uno que se le paga para cuidar el objeto y un shomer sojer, una persona que alquila un objeto. Mientras que están exentos de daños accidentales son responsables si el objeto se pierde o es robado.

Esto suena bastante simple, pero no siempre es tan sencillo.

            La Torá (“Si alguno pide prestado un animal a su vecino, y el animal sufre daño o muere en ausencia de su dueño, hará completa restitución” Shemot 22:14) hace una intrigante excepción a esta regla, afirmando que un custodio es absuelto de toda responsabilidad, incluso para peshiá, en un caso de “bealav imó” – si el propietario trabaja para quien está allí con él. Si un trabajador confía a su jefe un objeto o le presta un objeto, el empleador no se hace responsable, incluso en casos de negligencia. El hecho de que el propietario esté allí resulta en la exención del vigilante de toda responsabilidad.

            Una aplicación particularmente interesante de esta ley es la situación de un maestro y un estudiante. El Shulján Aruj (346: 13) decreta que dependiendo de la naturaleza del arreglo, si un profesor que toma prestado algo de un estudiante, o viceversa, el prestatario podría ser absuelto de responsabilidad. La halajá en tal caso, como escribe el Shulján Aruj, depende de quién tiene la autoridad para determinar el plan de estudios. Si el maestro disfruta de este privilegio y puede decidir en cualquier momento qué material será enseñado, entonces los estudiantes son considerados sus “trabajadores”, en el sentido de que están sujetos a su autoridad. Como tal, no asumiría la responsabilidad por sus objetos que toma prestados o que se le confían. Por otro lado, si los estudiantes tienen la autoridad para determinar lo que el instructor debe enseñar, y está obligado a satisfacer sus solicitudes educativas, entonces él es su empleado. Como tal, lo contrario es cierto – si presta algo a un estudiante, el estudiante no es responsable de la pérdida o daño, incluso si esto ocurrió como resultado de la negligencia del estudiante. El Shulján Aruj añade que si el material se determina por consentimiento mutuo y ni el profesor ni los estudiantes tienen la autoridad para determinar unilateralmente el plan de estudios, entonces ninguna de las partes es considerada un “empleado”. Como tal, ambas partes asumirían la responsabilidad por los objetos Confiado a ellos por el otro.

            Hoy en día, claramente, el arreglo en la mayoría de las instituciones educativas caería en la categoría final, ya que ninguna de las partes goza de autoridad exclusiva sobre el plan de estudios. Tanto los estudiantes como los profesores están bajo la autoridad del consejo y / o administración de la institución y, por lo tanto, ninguno de ellos puede ser visto como vinculado al otro con respecto a la ley de “bealav imó“.

Este punto surgió en un caso recientemente documentado de un profesor que confiscó el iPad de un estudiante porque estaba interrumpiendo su clase. El maestro almacenó el dispositivo en el armario del aula, informando al estudiante que lo devolvería solamente el último día de clases. En el último día, sin embargo, el iPad no estaba en el armario donde el profesor lo había dejado; presumiblemente, había sido robado. El estudiante exigió que el maestro le compensara por su pérdida, pero el maestro insistió en que él era el culpable. El caso llegó ante un Din Bet, que decidió a favor del estudiante. Aunque la confiscación temporal de bienes era una medida disciplinaria aceptable en las circunstancias, el maestro tenía la responsabilidad por el objeto confiscado. El Bet Din decidió que aunque el armario estaba cerrado la mayor parte del tiempo, sin embargo, puesto que muchos empleados de la escuela tenían las llaves del armario, y no de todos ellos se podía confiar necesariamente, mantener un dispositivo costoso en el armario constituía negligencia. Y como ella no tenía la autoridad para determinar el plan de estudios, que fue decidido por la junta escolar, la exención de “bealav imó” no se aplicaba, y ella estaba obligada a compensar al estudiante.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Grace Nehmad dice:

    Me parece especialmente intensa esta parasha y lo que comentas mi Rav. Su magia me eleva, esa gloria divina, la letra y seguirla. El contraste con las leyes precisas anteriores es intenso. Lo terrenal y lo celestial, Moshé como nuestri puente. Gracias mi Rav.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .