Vaygash

Parashat Vaygash– actuar correctamente también si somos agredidos

Parashat Vayigash comienza con la súplica de Yehudá al visir egipcio, (que en realidad era Yosef), para permitirle a Biniamín regresar a casa con su padre, a pesar deque la copa real se encontró en el saco de Biniamín. Yehudá se ofreció a permanecer en Mitzraim como esclavo en el lugar de Biniamín, expresando su preocupación por su anciano padre, que moriría si Biniamín no regresaba.

La palabra”Avi” – “mi padre” – aparece siete veces en el discurso deYehudá a Yosef, mientras él cuenta la renuencia inicial de Yaakov para permitir que Biniamín vaya a Mitzraim, y las consecuencias de que Biniamín no regrese.Este énfasis repetido en la relación de Yehudá con Yaakov se vuelve significativo a la luz del hecho de que Yaakov, por su parte, nunca usó la palabra “beni” – “mi hijo” – en referencia a su prole, excepto en referencia a Yosef (37:33, 35) y a Biniamín (42:38). Además,en la súplica de Yehudá, él recuerda a Yaakov diciéndole a sus hijos: “el uno salió de mi lado, y dije:`Seguro que ha sido despedazado’, y no lo he visto desde entonces. “Y si también os lleváis a éste de mi presencia, y algo malo le sucede, haréisdescender mis canas con dolor al Sheol…” (44:29). Aunque no encontramos a Yaakov en realidad diciendo estas palabras, revelan que en lamente de Yehudá, Yaakov consideraba que solo Rajel era su verdadera esposa cuando dice “Y mi padre, tu siervo, nos dijo: “Vosotros sabéis que mi mujer me dio a luz dos hijos”, y así solo Yosef y Biniamín eran fueron considerados como sus únicos y verdaderos hijos. Esto indudablemente despertó sentimientos muy duros en Yehudá(y en los otros hermanos), y sin embargo, Yehudá ahora estaba preparado para comprometerse con una vida de esclavitud en nombre de Biniamín, y en su súplica se refirió reiteradamente a Yaakov como “mi padre”. Aunque no sentía que Yaakov lo considerara un hijo, Yehudá, sin embargo, mantuvo su compromiso de respetar a Yaakov como padre.

            Hay mucho que aprender de la conducta de Yehudá a este respecto sobre la necesidad de actuar correctamente incluso cuando sentimos justificadamente que hemos sido agraviados.

Jaza”l notó el error de Yaakov al mostrar un trato preferencial a Yosef (Shabat 10b), pero Yehudá, a pesar de ser directamente afectado por este error, y después de cometer su propio error trágico – finalmente se dio cuenta de la necesidad de superar los resentimientos y la animadversión, y hacer lo correcto, incluso si las personas a su alrededor no. Y así nos enseña la Guemará “Y Rava bar Mejaseya dijo que Rav Jama bar Gurya dijo, que Rav dijo: ‘Una persona nunca debe distinguir uno de sus hijos de entre los otros hijos dándole un tratamiento preferencial. Cuando Yaakov le da a Yosef, más allá de lo que le dio al resto de sus hijos, en la confección del abrigo a rayas, sus hermanos se pusieron celosos de él y el asunto se desarrolló con su descenso a Egipto”.

Yehudá era lo suficientemente maduro como para reconocer que debía tratar a Yaakov como a su padre, incluso si Yaakov no lo trataba, al menos en su mente, como un hijo. No debemos hacer que nuestro tratamiento de los demás dependa de lo que creemos que merecen o no merecen. En cambio, debemos decidir sobre el curso de acción inteligente y apropiado, y dejar el juicio al único Juez verdadero sobre el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .