Vaygash

Parashat Vaygash – Todos debemos agradecer 


Nuestra parashá habla de la reunión de Yaakov con faraón después de mudarse a Egipto. Faraón preguntó acerca de su edad, y

“entonces Yaakov respondió a faraón: “Los años de mi peregrinación son 130 años; pocos y malos han sido los años de mi vida, y no han alcanzado a los años que mis padres vivieron en los días de su peregrinación….” (47: 9).


Los tosafistas, en Daat Zekeinim, explican que Faraón planteó esta pregunta a Yaakov, debido a la apariencia del patriarca que se veía especialmente viejo y gastado. En respuesta, Yaakov explicó que, aunque no era tan viejo como sus antepasados, parecía envejecido y frágil debido a las numerosas dificultades que encontró en el transcurso de su vida.
El Daat Zekeinim, una colección de comentarios de los Tosafistas de los Siglos XII y XIII en Francia y Alemania, trae un pasaje del Midrash en el que Jaza”l critica a Yaakov por describir lo difícil de su vida: “En el momento en que Yaakov dijo: “Pocos y malos”, el Todopoderoso le dijo: ‘Yo te he rescatado de Esav y Lavan, y devolví a Dina entonces ¿por qué te estás quejando de tu vida?” El Midrash concluye que Dios castigó a Yaakov por pronunciar estas palabras de queja, poniendo fin a su vida a la edad de 147, treinta y tres años antes de llegar a la edad en que muriera su padre, Isaac.
Si, como afirma Daat Zekeinim, Faraón estaba pidiendo a Yaakov que explique su deterioro excepcional, entonces ¿por qué estaba mal que Yaakov hablare de sus años de penurias y dolor? ¿No era ésta la respuesta correcta a la pregunta de Faraón? ¿Podemos criticar a Yaakov por dar una explicación precisa de por qué se veía tan frágil y desgastado? Rav Jaim Elazary, quien estudió en la Yeshivá Slobodka, primero en Europa y luego en Hebrón y que se trasladó a Jerusalén después de la masacre de 1929 con el resto de la yeshivá y fue rabino en Bronx y en Canton, Ohio, antes de ubicarse en Petaj Tikva en 1972, en su Mesilot Jaim, sugiere que a pesar de que Yaakov estaba en lo cierto al señalar que sus tribulaciones como la razón de su apariencia, debió haber añadido palabras de gratitud por las bendiciones que había disfrutado.
No es necesariamente malo lamentar las propias dificultades, pero este tipo de expresiones de dolor deben ser compensadas por las expresiones de agradecimiento. Todos nosotros disfrutamos tanto de bendiciones como de retos difíciles. No hay ninguna persona cuya vida sea perfecta y únicamente llena de alegría, y no hay ninguna persona que sólo sufra y no tenga nada por lo cual estar agradecido. Incluso cuando tenemos buenas razones para hablar de nuestra vida como “me’at ve-ra’im” – poca y mala, y relatar las dificultades y penurias que hemos sufrido, también debemos tomar nota de las bendiciones que disfrutamos.
Y así, aunque Yaakov no mentía por la razón de su frágil apariencia, Jaza”l lo critican por no añadir una expresión de gratitud por todo lo que el Todopoderoso había hecho por él.
Es una buena enseñanza para la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .