¿Qué es Janucá?

Parashat Miketz – ¿Qué es Janucá?

La clave para entender Janucá se encuentra en el capítulo 30 del Libro de los Salmos, compuesto por el rey David. El capítulo se introduce con las palabras “Un salmo a la dedicación[‘Janucá’] del Templo de David”. Los comentaristas están desconcertados por estas palabras.

Todos sabemos que el rey David no vio el templo, que fue construido por su hijo, el rey Shlomó. Así que ¿cómo iba a escribir un salmo durante la dedicación del Templo? Una mirada superficial al salmo revela que no se refiere al Templo en absoluto, sino más bien a las tribulaciones y sinsabores de la turbulenta vida del rey David. Es un salmo acerca de su fe en Dios por medio de sus penas y triunfos. El rabino Shimshón Raphael Hirsch, en su comentario sobre el libro de Tehilim, explica que,efectivamente, el último templo no es el edificio, sino la vida de santidad,moral y espiritualidad que un judío vive de acuerdo con los valores que Dios nos dio. Aquellas comunidades que omiten durante todo el año excepto duranteJanucá ese versículo, no conocieron esta explicación.

El rey David a través de su vida,especialmente como líder de Israel, mostró cómo se viven valores de la Torá de una manera real todos los días. El Templo dedicado al servicio de Dios era la misma vida del rey David. Este, explica el rabino Hirsch, era el destino que el templo deseaba lograr para los judíos. Ya cuando Dios ordenó al pueblo judío a construir un santuario en el desierto, dijo, “hagan para mí un santuario y habitaré en medio de ellos”. Nunca se trató del edificio como institución o como el objetivo final – sino más bien de cómo el Templo tendría un impacto en las vidas de las personas.

Esta tensión entre la institución per se y los valores que trata de inspirar es la raíz de muchas de las grandes luchas de la historia judía. El rabino Hirsch, en su comentario sobre el libro de Yeshaiahu, dice que el primer Templo fue destruido por Dios porque la gente lo trató como una institución externa, con boato y lujo, construido por ladrillos, en lugar de convertirlo en una parte viva de sus existencias. La casa definitiva de Dios que necesitamos construir es dentro de nuestras propias vidas en lugar de pensar sólo en el edificio. En las generaciones anteriores a su destrucción, el templo se había convertido en un lugar donde la gente”visitaba” a Dios en su “casa”, pero nunca lo invitaron a ese mismo Dios de Abraham, de Ytzjak y de Yaakov, a sus hogares ni sus vidas.Lo dejaron allí como un lugar donde la gente venía para desempeñar funciones ceremoniales, en vez de ser un lugar para inspirarse a impregnar su vida cotidiana con los valores y principios de la Torá.

Del mismo modo, explica el rabino Hirsch, la sinagoga como institución es muy importante en la vida judía, y sin embargo, si es el único escenario donde se expresan los valores judíos,entonces ha fracasado en su misión. La sinagoga está ahí para inspirar sobre la forma en que vivimos nuestras vidas fuera de ella. Está ahí para guiar e inspirarnos en cómo vivir nuestra existencia como buenos judíos en el seno de nuestras familias, en nuestros hogares, en el trabajo, en la sociedad ya través de todas las actividades de la vida, de acuerdo con los valores de la Torá.

Cuando los valientes Macabeos se levantaron contra el imperio helénico estaban inmersos en la misión de recuperar la libertad y la independencia judía, pero al mismo tiempo,fundamentalmente en restaurar los valores judíos al pueblo de Israel, y a sus personas y no sólo a sus instituciones. La lucha no era sólo política y militar. Se trataba de los valores de la Torá. Muchos judíos de su tiempo se habían asimilado al sistema de valores y a la visión del mundo y la filosofía y la cultura griega. A través de la persuasión y, a veces por la fuerza bruta,los valores helénicos no sólo ingresaron en el Templo, sino también en los corazones y hogares de los judíos en todo Israel. Los macabeos victoriosos, al volver a encender la Menorá con aceite de oliva puro que tenía el sello del Sumo Sacerdote, se convirtieron en el símbolo de la lucha por los valores judíos y la restauración de los valores de las personas.

Al establecer la festividad de Janucá, nuestros sabios no hicieron hincapié en el milagro de la batalla porque la victoria militar tenía como objetivo la restauración de los valores judíos ala sociedad. Era un medio para un fin y no el objetivo final.

La Menorá en sí representa los valores judíos y por eso la atención se centró en ese milagro. Nuestros Sabios decretaron que todos los años durante Janucá cada hogar judío enciende un Menorá,que siempre había sido la representación de la preservación de los valores del Templo. El mensaje es claro y potente: cada hogar judío puede y debe ser un Bet Hamikdash – un Templo – donde nuestros valores judíos puedan llegar a ser una parte cotidiana de nuestras vidas y la de nuestros hijos. Es por eso que esta festividad tiene el nombre de Janucá – porque se trataba de la re-dedicación del Templo, y también significa la nueva dedicación de todos los hogares y los corazones judíos de todo Israel a nuestros valores judíos. Eso explica por qué la mitzvá de encender las velas de Janucá sólo puede cumplirse adecuadamente encasa. A pesar de que también tenemos la obligación de dar a conocer el milagro tanto como sea posible, la Menorá se encuentra en el hogar y derrama su luz hacia el exterior. Tiene que comenzar dentro de la casa y el corazón de cada individuo.  

El mensaje de Janucá es más relevante hoy que nunca, cuando el pueblo judío se esfuerza por encontrar su camino en un mundo a menudo lleno de hostilidad, por una parte, y de asimilación desenfrenada por el otro. El mensaje de Janucá es claro – para construir un pueblo fuerte y vibrante judía que necesitamos para ser inspirados las luces delas velas de Janucá y lo que representan.

La Menorá es el símbolo oficial del Estado de Israel. Representa los valores que son tan cruciales para nuestra claridad moral y la inspiración nacional. Janucá nos enseña que estos valores no pueden ser institucionalizados simplemente como un símbolo del Estado y permanecen allí. Si el único centro de la vida judía fuera el institucional, no importa cuán santo e importante sea, el judaísmo se marchitará. Para lograr que los valores de la Torá prosperen en este mundo necesitan vivir en las acciones de cada judío. Es a través de las luces de Janucá ardiendo en cada hogar que senos recuerda que se trata de la familia judía que es la mayor institución de nuestro pueblo, y que el mayor templo que construimos a Dios está en nuestros corazones, hogares y vidas diarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.