La verdadera fecha de la recepción de la Torá

La Torá fue recibida en Shavuot – pero no tiene fecha

Rabino Yerahmiel Barylka

¿Por qué no festejamos la recepción de la Torá con un acto especial?

¿Por qué la Torá no nos da una fecha de festejo y conmemoración, y lo dice en forma directa?

¿Qué diferencia hay entre recordar el Éxodo y el cumplimiento de uno de sus dos objetivos, el de recibir la Ley antes de ingresar a la Tierra?

 

En el judaísmo tenemos tres fiestas de peregrinación: Pesaj, Shavuot y Sucot. Dos de ellas, Pesaj y Sucot, además de tener un significado agrícola muy claro, cuentan también con la memoria relacionada al Éxodo de Egipto. Shavuot aparece en un contexto exclusivamente agrícola, y la fiesta de las primicias, Jag Habicurim, coincide según las oraciones, con la de la Entrega de la Torá, pero no aparece relacionada a esa cesión en ningún lugar del Pentateuco. La entrega de la Torá fue consecuencia del Éxodo, como dice: “Cuando hayas sacado al pueblo de Egipto darán culto a D’s en este monte (Sinaí)»”.

Por un lado tenemos que recordar y enseñar el Éxodo: “… para que te acuerdes del día en que saliste de la tierra de Egipto, todos los días de tu vida”, ya que en “ese día explicarás a tu hijo: `Esto es por lo que H’ hizo por mí cuando salí de Egipto.'” Y, también debemos recordar Sinaí: “ten cuidado y guárdate bien de olvidarte de estas cosas que tus ojos han visto, ni dejes que se aparten de tu corazón en todos los días de tu vida; enséñaselas a tus hijos y a los hijos de tus hijos. El día en que estabas en Jorev en presencia de H’ tu D’s”.

Tenemos muchos preceptos que nos religan a la salida de Egipto, como tefilín, el rescate de los primogénitos, etc., pero, no tenemos ninguno que se relacionen con la Entrega de la Torá, ni una obligación bíblica de festejar esa acción fundacional del pueblo judío, no menos que el   propio Éxodo. Muchas veces encontramos el relato de la salida de Egipto a lo largo y a lo ancho de todos los libros de las Escrituras, pero, pocas a la entrega de la Torá. Esa diferencia se resalta aún más frente a otro versículo: “Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos que te han precedido, desde el día en que D’s creó al hombre sobre la tierra: ¿Hubo jamás desde un extremo a otro del cielo cosa tan grande como ésta? ¿Se oyó algo semejante? ¿Hay algún pueblo que haya oído como tú has oído la voz del D’s vivo hablando de en medio del fuego, y haya sobrevivido?”

La respuesta parece poder sintetizarse en un pensamiento muy simple: La entrega de la Ley no fue un fenómeno histórico que tuvo principio y tuvo fin. No es un acto que debe quedar en la memoria. No es un objeto que se puede guardar en la caja de seguridad.

La recepción de la Torá se lleva a cabo, y quien la lleva a cabo la festeja, todos los días.

Por medio del estudio, a través de la enseñanza, gracias a la observación de sus principios, sus normas, sus leyes, sus estatutos.

Recuerdo la no tal lejana época en la que los maestros y madrijim ocupados de la educación judía, se preocupaban por brindar vivencias (generalmente vaciadas de todo sentido) de las festividades. Las festejaban fuera de fecha. Había un tercer y hasta un quinto seder. Algunos antes de Pesaj, otros en el medio, otros después. En muchos de ellos se comía matzá-jametz en utensilios no permitidos ritualmente. Lo importante era festejar y “vivenciar”. Recuerdo la entrega de los Bicurim que se hacían con papel y plastilina y se colocaban sobre el escenario, torturando a los chicos. Y así educaron generaciones de judíos absolutamente ignaros del Alef Bet de la experiencia judía, iletrados en hebreo, ladino y en idish (también en inglés), desconocedores del pasado, incapacitados de transmitir lo que no poseían. Simples incultos. Pero con muchas vivencias que no les ayudaron para evitar que abandonen el judaísmo y se disuelvan sin identidad.

No debemos ir muy lejos. Aquí en Yerushalaim nos llegan los ecos de los exitosos y hermosos festejos de fechas nacionales a los que se acarrean jóvenes desde provincias lejanas para pasar la vivencia de compartir con los amigos de la gran ciudad sin dialogar con ellos, algunas horas encerrados en estadios o marchando por las calles. Como hubiera dicho mi abuela, si hubiera sabido hebreo: “iofé meoid-zeier shein”. Pero, los organizadores, que con esos fondos hubieran podido ayudar a enseñar sistemáticamente la fecha a conmemorar, sólo deseaban la fotografía para el reporte que enviarían a quien les envía el dinero para la educación. Este año, incluso vi una foto de dos niñas con banderitas, enviada como informe ya que en una imagen dice más que mil palabras, con el que se intentaba probar la realización de un gran trabajo educativo. Y los participantes, -bien, gracias-, regresan a sus casas felices por la fiesta, maravillados por haber sobrevivido tantas horas en los autobuses sin accidentes, pero, difícilmente portadores de algún mensaje que les sirva para reforzar sus identidades judías.

La Torá debe ser renovada en el estudio todos los días. Hay que fijarle horas en cada día.

La Torá, también nos previno: “Tengan mucho cuidado ya que no vieron figura alguna el día en que H’ les habló en   Jorev de en medio del fuego, no vayan a pervertirse y se hagan alguna escultura de cualquier representación que sea”. La recepción de la Torá no debe unirse, como no debe unirse ningún hecho histórico a las personas, en el culto a las personalidades que empiezan como compromiso y finalizan como parte de un ritual poco judío.

Si, Shavuot es Zmán Matán Toratenu. Sin duda. Pero, la fecha de la recepción es hoy, y si tenemos vida, mañana y todos los que nos obsequiarán en este mundo.

Su festejo más importante, es abrir el texto ahora y estudiarlo y descubrirlo y redescubrirlo. Todos estuvimos en Horev. Todos lo oímos, todos lo vimos.  Ahora es momento de recrearlo. Para comprenderla inteligentemente y poder discernir, oír, aprender, enseñar, guardar, hacer y ejecutar todas sus palabras con amor. Y convertirlo en fiesta.

Jag sameaj.

Rab. Yerahmiel Barylka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.